12/02/2011

viernes, diciembre 02, 2011 Martín Graffigna




Primer derrota del Genoa en casa, contra el Milan, en un partido que venía con una carga fuerte por todo lo acontecido en la semana. La que viene será peor.

Ambiente enrarecido en el Luigi Ferraris por todo lo que sucedió en la semana. El Presidente Preziosi había dicho, palabras mas, palabras menos, que con el Milán iba a ser imposible lograr una victoria. La gente reaccionó y se expresó en contra de estas declaraciones, diciendo que en Marassi todo es posible y muchos acusaron a Malesani de ser demasiado blando con el equipo. El DT se calentó y en conferencia de prensa, fiel a su estilo y con mucho "enfasis", rechazó las acusaciones de la gente. Una situación muy parecida a la del 90/91 donde hubo un enfrentamiento entre gran parte de la tifosería genoana y el técnico de aquella época, Ballardini. Solo que esta vez no afloró el amor propio de un equipo que ya se sabe para lo que está: tratar de mantenerse en mitad de tabla e intentar en lo posible acercarse a puestos de Europa League. Nada mas. Ya quedó demostrado que de aquel equipo que nos ilusionó luego de las dos victorias consecutivas frente a Lazio y Catania, que se floreó en el Olímpico de Roma, ya no queda nada.

En el primer tiempo ya se vislumbró como iba a venir la mano, realmente hay que asumir que la diferencia futbolística con el Milan es muy grande. Así y todo, si bien ellos fueron los que manejaron la situación y tuvieron la posesión  del balón la mayor parte del tiempo, tuvimos algunas llegadas. Inclusive hubo un fuera de juego mal cobrado a Pratto cuando se marchaba solo al mano a mano con el arquero. Claro que el Milán también tuvo las suyas, muchas de ellas sacadas espectacularmente por Frey, y nos fuimos al descanso con un empate que no merecíamos.

En ese primer tiempo el partido estuvo detenido por diez minutos ya que parece ser que la policía dispersó con gases lacrimógenos algún enfrentamiento que se estaba dando fuera del estadio y con el viento, los gases entraron primero a la platea y después al campo de juego afectando a los jugadores.



En el segundo tiempo, el Milan rápidamente se puso en ventaja con un penal convertido por Ibrahimovic luego de un claro foul de Kaladze. Doble amarilla para el defensor, que venía haciendo un aceptable partido, y a partir de ahí se complicó todo. El Genoa, con uno menos, tenía que salir a buscar el empate y Malesani sacó a Constant para poner a Merkel. Cambio tardío ya que, llamativamente, Constant había tenido un inicio de temporada prometedor y poco a poco se fue apagando, y lo de hoy fue de un nivel muy bajo.
Antes del segundo gol del Milan, casi logramos el empate luego de un desborde y centro atrás que consigue conectar con un taco Marco Rossi y desorienta a todo el mundo, pero la pelota se fue besando el palo.
También antes del gol definitivo entró el brasilero Ze Eduardo por Jankovic que hoy tampoco gravitó. Con el brasilero en cancha, que debutaba en este campeonato luego de una serie de infortunios físicos, se abría una esperanza para el Grifone, pero todo termino un minuto despues, en el 78´, cuando el Milan sentenció el partido con el 2 a 0.

Inexplicable el cambio de Malesani a falta de 3 minutos, sacando a Pratto por Jorquera. Igualmente ya no había nada que hacer

Como decía al comienzo, ya estamos resignados a vivir una temporada complicada, esperemos no correr riesgo de descenso y mantenernos de mitad de tabla para arriba. Será cuestión de sumar la mayor cantidad de puntos pero no hay esperanza de acercarse, salvo un milagro, a posiciones altas de la tabla. Hay limitaciones muy pero muy evidentes, falta actitud también. Parece increíble ver a Marco Rossi, el único que se rescata del partido de hoy junto con Frey que saco todo lo que le tiraron, correr toda la cancha como si tuviese 20 años mientras los demás no presionan. Creo que a mas de uno le tiene que dar vergüenza ver como el viejo capitán (que ya se ganó un lugar grande en la historia Rossoblú) buscaba cada pelota como si fuese la última y contrastaba con la actitud de los demás notoriamente. Claro... Marco Rossi juega con un amor a la camiseta que emociona mientras que muchos otros no se sabe a que juegan.

Este es sin dudas el peor Genoa desde que se ascendió a Serie A, y quizás de toda la Presidencia Preziosi. Una lastima porque hoy Marassi se vistió para la ocasión, con el pueblo genoano reventando la cancha y alentando a grito pelado ya no por el equipo, sino por los colores. Mientras los jugadores se refugiaban en su campo a la espera de un contrataque, La Nord alentaba como si fuésemos ganando por varios goles.

Solo queda esperar que Preziosi tome dimensión de la situación por la que atravesamos y el equipo no quede diezmado en el receso de temporada, cuando se abre nuevamente el libro de pases. El futuro de Malesani particularmente ya no me importa... si tiene que venir otro técnico que venga, si se queda, que haga lo mejor que pueda, desde este humilde espacio siempre vamos a gritar con orgullo que somos genoanos, en las buenas... y en las malas mucho mas. Independientemente del resultado, si estamos en Serie A, B o C. Siempre Genoa será un orgullo, nuestro orgullo. Porque pasan los técnicos, los jugadores, los presidentes, pero Genoa somos nosotros.

FORZA GENOA SEMPRE!!! ORGULLOSOS DE SER GENOANOS!!!
background: URL(http://genoacfc.it/wp-content/uploads/2012/12/Visual-istituzionale.jpg) no-repeat center center fixed; background-size: cover;