5/21/2012

lunes, mayo 21, 2012 Martín Graffigna


Todavía tenemos muy fresco el recuerdo del partido contra el Palermo, que nos dió la salvación, pero quería hacer un primer acercamiento a un analisis de lo que fué esta Temporada 2011-2012 del Calcio para nosotros los genoanos. 

Me gustaría primero poner esta temporada en el contexto de lo que fueron los últimos años del Genoa y que de paso sirva a modo de historia resumida también para los que quizás no vivieron toda esa época.

Después de una presidencia que se recordará como una de las peores de nuestra historia, la de Dalla Costa, donde gracias a un tema burocrático nos mantuvimos en Serie B cuando la tabla nos mandaba a Serie C, aparece Enrico Preziosi, luego de una larga lucha de los tifosi para que Dalla Costa dé un paso al costado. 

Preziosi prometió una revolución en el Genoa (como ahora), y armó un equipo muy competitivo para encarar la temporada 2004-2005 y tratar de lograr el ansiado ascenso que se nos venía postergando año tras año. Luego de una brillante temporada se logra el primer puesto en la última fecha, de la mano de Diego Milito y con un gran equipo. Lo cierto fué que a los pocos días de dicho ascenso merecido comenzaron a aparecer las versiones de un posible soborno en el último partido. Realmente una estupidez si fué así... el campeonato estaba casi ganado y mancharlo tan infantilmente no tenía sentido. De todas formas nos penalizan fuertemente y nos mandan a la C directamente. Esa famosa revolución que había prometido Preziosi se trasformó en una pesadilla. Recuerdo que quedamos practicamente destrozados pero se sacó fuerza para levantarnos y volver a Serie B (no sin dificultad) en la temporada siguiente. Esto fué gracias a que Preziosi no se dió por vencido y contó con gran apoyo de casi la totalidad del pueblo genoano. En la temporada siguiente, nuevamente en la B, logramos el ansiadísimo ascenso en la última fecha de la mano de Gasperini. A lo que voy con todo esto es que hubo un proyecto y el ascenso fué consecuencia de eso. El proyecto siguió, con Gasperini como DT y en la primer temporada en Serie A después de tanto tiempo, se logró la permanencia tranquilamente. Al año siguiente, siempre con Gasperini, logramos un cuarto puesto excelente, que nos dejó en las puertas de la Champions League, y terminamos clasificando para la Europa League. Esto fué en la temporada 2008-2009
En la temporada 2009-2010 no se logró tan buena actuación en el campeonato (otra vez mitad de tabla) y en Europa League quedamos afuera en zona de grupos. Esto hizo que el crédito que tenía Gasperini empezara a cortarse. Un técnico que no solo logró el ascenso con el Grifone y lo posicionó bien arriba sino que hizo jugar al equipo como hacía mucho tiempo no veíamos. A Gasp le gustaba parar al equipo con un 3-4-3 y desplegaba un futbol vistoso y efectivo a la vez. 

Para la temporada 2010-2011 nos preparamos para lograr volver a Europa pero los malos resultados conseguidos en las primeras fechas aceleraron la salida de Gasperini. Luego de muchos años al frente del banco del Genoa, su ciclo estaba cumplido. En su lugar vino Ballardini, quién logró levantar un poco a un equipo que estaba para mas y finalizamos dicho campeonato nuevamente en mitad de tabla. Cuando terminó el torneo, que tuvo como momentos mas altos la remontada histórica contra la Roma y aquel triunfo con golazo de Boselli con uno menos y en el último minuto ante una Sampdoria que estaba a punto de descender, Preziosi también le dió salida a Ballardini, sin motivo aparente, y finalmente contrató a Malesani para encarar esta temporada que pasó, la 2011-2012.

Todo este contexto histórico es un poco para explicar que, salvo en este campeonato, mas o menos se dió todo como quería Preziosi. Es decir, se propuso ascender y una vez en Serie A, asegurar la permanencia del equipo y tratar de acercarse a puestos de Europa, mientras compraba y vendía jugadores a diestra y siniestra. En cierta forma, la tifosería genoana en su mayoría se conformaba con esto, sobretodo después de tantos años de sufrimiento... aunque en el fondo el sueño de todo genoano es lograr el scudetto y lucir sobre nuestro escudo la estrella.
El problema es que nadie esperaba una temporada como la que tuvimos, sufriendo hasta el último partido para no descender, objetivo que finalmente se logró pero hay que asumir que ayudó mucho que el Lecce, el rival directo en esta lucha por la salvación, perdiera partidos importantes en las últimas fechas. Entonces, ahora viene la pregunta del millon: ¿porqué sucedió esto?.

Si bien Preziosi armó un equipo con muchos nombres y un técnico con cierto exito, uno de los problemas estuvo en la venta de jugadores fundamentales para el funcionamiento de este equipo. Por ejemplo Criscito, un marcador de punta que jugó el Mundial del 2010 con la Azurra, o Floro Flores, o Rafinha. En su lugar vinieron jugadores como Caracciolo, Pratto, Merkel, Jorquera, Seymour, etc. El caso que mejor grafica este problema es el de Criscito, un jugador totalmente identificado con el Genoa, que logró el ascenso del 2007 siendo un juvenil. Si bien esto de comprar y vender jugadores se estaba volviendo marca registrada de Preziosi, siempre se salvó porque los que venían rendían. Cuando se vendió a Milito, los delanteros que vinieron rindieron, no a la altura de Diego, pero por ejemplo entre Palacio y Floro Flores se cubrió esa cuota de gol que quedaba vacante. También hay que nombrar a El Shaarawy, una promesa nacida de nuestra cantera que ahora está en Milan. Y esto sucede porque Preziosi tiene como socios principales en la compraventa de jugadores a los Rossoneros.
En esta temporada, Caracciolo nunca anduvo, y a Pratto no se le dió la oportunidad. Y eso nos lleva al segundo problema: Malesani

Un técnico que está calificado de "ofensivo", mostró que de ofensivo no tiene nada. Con un comienzo de temporada alentador, arrancando con un empate algo frustrante ante Atalanta, vinieron dos triunfos importantes. Primero con la Lazio de visitante dando vuelta el partido de la mano de Jorquera y Palacio. Despues con el Catania de local 3 a 0 en el único partido donde se ganó de forma rotunda, y tambíén Jorquera y Palacio fueron determinantes. Parecía que se armaba una sociedad que nos iba a dar muchos frutos.

Así titulamos la crónica del partido frente a Catania

Y ahí está el gran cuestionamiento que hicimos desde este sitio, porque se había encontrado un esbozo de identidad en el equipo. En el siguiente partido, frente al Chievo de visitante, el partido arranca con nosotros jugando bien y  poniéndonos arriba  luego de otra jugada de Jorquera, que lo deja solo a Palacio y convierte. Pero Malesani inexplicablemente saca a Jorquera para poner a Seymour y tirar al equipo atrás. Una expulsión injusta en nuestra contra hace que el DT, no contento con el cambio ultradefensivo que había metido, saque a Palacio y meta a Granqvist. Resultado? El Chievo lo dió vuelta en el último minuto. Si bien es cierto que el resultado fué injusto, nos dió una clara muestra de lo que se vendría. Jorquera ya no volvería a ser titular (salvo algún que otro partido), la defensa iba a empezar a mostrar síntomas de desconcentración por momentos extrema. Se empezó a dar una irregularidad que comenzaba a asustar. Algunos jugadores que venían bien empezaron a mostrar hasta un dejo de desinterés hasta el punto que no se lo aguantó mas (caso Constant y luego Veloso), otros jugadores mostraban falta de concentración en momentos claves como Kaladze o Bovo. Mientras tanto, en muchos partidos terminaron salvando las papas Palacio y Rossi. El primero coronó una temporada fenomenal a pesar de la flojísima actuación del equipo. El Capitán, como siempre y a pesar de su edad puso todo lo que tenía que poner en contraste con otros jugadores, algunos de ellos muy jóvenes y con todo por demostrar,  que se dedicaban a deambular en el campo sin un atisbo de amor propio. 

El fin de año no pudo ser peor, llegamos a San Paolo para visitar al Napoli en una situación de mitad de tabla pero mentirosa. Es decir, lo que el equipo mostraba en cancha no era de mitad de tabla, Malesani había sacado muchos mas puntos de los que mereció. Lo cierto es que con el Napoli nos comimos aquella paliza del 6 a 1. Preziosi tomó nota y lo echó a Malesani. Rapidamente contrató a Marino, y en ese momento decíamos que era muy apresurada su designación, Marino no parecía el indicado. Lo que sí hizo bien Preziosi fué mover el mercado a nuestro favor. Trajo a Gilardino, Sculli, Biondini, y Belluschi (los cuatro terminaron siendo determinantes de alguna forma u otra) y no se desprendió de ningún jugador importante. Es cierto que MerkelPratto y Seymour, en los pocos minutos que estuvieron en campo esbozaron buenas cosas, pero a lo que voy es que no vendió a Palacio por ejemplo. 

El 6 a 1 del Napoli 

La salida de Malesani

Así las cosas, con Marino en el banco se siguieron alternando buenas y malas. Grandes triunfos frente a Udinese y Napoli, caídas contra Palermo y Catania. Hasta que llegamos a aquel triunfo 3 a 2 contra Lazio. Luego de aquel partido comenzó la debacle genoana. De visitante perdíamos un partido tras otro, a veces por goleada, y de local no conseguíamos los tres puntos. Comenzó a generarse mucha ansiedad, el equipo empezó a entrar en pánico y no levantábamos cabeza. El punto de inflexión fué la caída en casa frente al Chievo en la jornada 24. Como decía antes, mientras algunos jugadores deambulaban sin alma por el campo, otros hacían lo que podían, y con mucha frustración e impotencia se peleaban con todo el mundo, como en el caso de Sculli.

Todavía faltaba mucho pero ya la veíamos venir después de la derrota en casa contra el Chievo

Todo esto sumado a momentos de mala suerte como aquel empate de visitante contra el Lecce ponían los ánimos cada vez mas caldeados. El partido contra el Inter, con tres penales a nuestro favor pero que terminó en derrota por 5 a 4 aceleró la salida de Marino, y en una movida inexplicable, Preziosi volvió a llamar a Malesani. Todo Genova sabe que el equipo lo pedía, pero no era la solución para el momento complicado que estabamos viviendo. Por primera vez desde el ascenso a Serie A, Preziosi estaba perdiendo los papeles y lo sabía... pero la cosa iba a empeorar.

De locos... la vuelta de Malesani

Con Malesani nuevamente en el banco y ya concentrados solamente en la salvación, empatamos dos partidos clave contra rivales directos en la lucha de abajo y no lográbamos despegar. En el partido ante Novara, al termino del mismo se dió una situación que presagiaba lo que vendría. Los miles de hinchas genoanos que se trasladaron pidieron respuestas al equipo y se armó una conversación en plena tribuna entre los jugadores referentes y la gente. Se llegó a un acuerdo, se le dió la razón al hincha, y se prometió que las cosas cambiarían.

La "charla" de los tifosi con el equipo en Novara
En Pegli también hubo demostraciones de los tifosi, como aquella bandera que decía que jueguen por el orgullo de llevar los colores y que cada partido a partir de ahora era una final. Pero en la jornada siguiente se dió la debacle total: aquel recordado partido contra el Siena en casa, perdiendo 4 a 0 y con Malesani metiendo un cambio defensivo.
Explotó la tifosería y se armó todo aquel problema que recordamos. Dificil es ver como existen jugadores que no tienen respeto por los colores que llevan, por la historia de nuestra camiseta, por la pasión y el sentimiento que genera el Genoa. Entonces, visto hoy, es entendible lo que sucedió. Inclusive hoy no lo vemos tan grave a pesar que la justicia deportiva le está cayendo con todo el rigor a muchos tifosi. Parecía que todo estaba acabado, el equipo había dado muestras que estaba totalmente destrozado psicológicamente mas allá de no encontrar respuestas en lo futbolístico. Marco Rossi y la imagen con las casacas es algo que quedará en la historia genoana como uno de los momentos mas tristes, tan triste que no la voy a volver a poner en este texto.



Aquella tarde contra el Siena

Pero a puertas cerradas por penalización luego de los "incidentes" contra Siena, se ganaron ya con Gigi de Canio en el banco (Malesani fue exonerado nuevamente) los dos partidos de local mientras que el Lecce no lograba sumar. Lo que nos lleva a esta situación, donde nos mantenemos en Serie A pero sin saber realmente como se vá a encarar la próxima temporada. Se sufrió mucho, muchísimo... y en mas de una oportunidad ya nos veíamos en Serie B.

Un día antes del choque decisivo frente a Palermo presentábamos la previa así

El futuro es un gran interrogante. Después de los sucesos contra el Siena, la relación Preziosi-Tifosis que había sido casi idílica, se volvió mas que tensa. Como decía, con hinchas presos, otros que no van a poder concurrir a Marassi por mucho tiempo. Con el pueblo genoano en general ya disgustado con las políticas llevadas a cabo por el Presidente. Ya no toleramos esta compra-venta descontrolada. Todos pedimos un equipo que realmente esté a la altura de la competición. Porque esto es Genoa, y con el respeto que me merecen los demás equipos, el Genoa no puede estar subiendo y bajando de categoría.

Cuando se dán grandes gestas deportivas, detras hay una decisión institucional fuerte. Existió en su momento cuando Preziosi agarró la Presidencia, pero pareciera que hoy, o cambia, o terminará perdiendo el crédito y tendrá que dar un paso al costado. Tenemos los ejemplos recientes del Chelsea ganador de la Champions League, o del Manchester City Campeón de Liga Premier después de mas de cuarenta años. Claro que no nos podemos dar el lujo de invertir las cantidades astronómicas de dinero que invirtieron esos equipos ingleses para lograr sus objetivos, pero tiene que existir nuevamente una decisión institucional de lograr objetivos importantes. Miremos al Napoli... subió junto con nosotros a Serie A y hoy por hoy es el Campeón de la Copa Italia. Salió 3º en la temporada 2010-2011 y 5º en esta última, peleando también en la Champions League y cayendo increiblemente en octavos de final con el que luego fue el campeon en una serie que se mostraba muy a su favor luego del resultado de ida. Lo del Napoli es un ejemplo porque sin presupuestos locos ni inversiones de potentados árabes o rusos, logró posicionarse de una forma que nosotros añoramos. Y ese es el camino... conservación de jugadores importantes, adquisición de refuerzos en lugares clave y fundamentalmente un proyecto a mediano y largo plazo.

Veamos nuestro caso. En lo que respecta a adquisiones importantes, lo de Frey sin dudas lo fué. Hacía muchos años que no teníamos un arquero del nivel del francés. Gilardino también fue un refuerzo de media temporada importante. No rindió todo lo que esperábamos por una serie de infortunios fisicos que lo dejaron afuera varios partidos, y en los que entró, no se lo vió en plena forma, pero es Gilardino. Y vuelvo a  Jorquera, exquisito jugador, pero para muchos la palabra "enganche" es algo prohibido. Claro que si vemos los partidos que jugó desde el minuto cero, cambiarían de opinión.

De la conservación de jugadores, no se venía dando y difícilmente se cambie esa política... quizás se la maquille un poco. Alguien piensa realmente que Palacio se vá a quedar en el Genoa? Ojalá que se haga el esfuerzo, pero es casi utópico que Rodrigo, luego de la temporada que tuvo, no emigre a equipos acostumbrados a pelear arriba por mas "revolución" que pretenda Preziosi.

Proyecto a largo plazo? También muy difícil. De eso se tratará esta pretemporada. Habrá que observar con mucho detenimiento, leer entre lineas y entender si se irá por el camino de esa "revolución" que prometió Preziosi. El campeonato inicia el 25 de Agosto y todavía falta mucho tiempo, habrá que ver como se van desarrollando los hechos y a partir de ahí iremos analizando las decisiones que tome la Sociedad Genoa. Está claro que para nuestro presidente el dilema está ahí, o cambia, o termina perdiendo todo el crédito que fué ganando a lo largo de estos años, y bien ganado está. Pero hoy las cosas están planteadas diferente.





0 comentarios:

background: URL(http://genoacfc.it/wp-content/uploads/2012/12/Visual-istituzionale.jpg) no-repeat center center fixed; background-size: cover;