3/03/2013

domingo, marzo 03, 2013 Martín Graffigna

Partido condicionado por un arbitraje vergonzoso, que, entre varios errores que cometió en nuestra contra,  regaló un penal a Roma, expulsó inexplicablemente a Ballardini, y luego le sacó doble amarilla a Kucka por una provocación de Totti. Un gran Genoa se vió en el Olímpico,  que tuvo que luchar contra el arbitraje y no mereció la derrota. Terminó injustamente el invicto de Ballardini, pero el Mister demostró una vez mas su capacidad y que es el responsable de reavivar a  un equipo que estaba muerto. 

La visita a Roma era de antemano complicada, sin Matuzalem, Granqvist, ni Rossi (aunque Il Capitano fué convocado igualmente por Ballardini para acompañar al grupo) pero nos encontramos con un Genoa que arrancó dominando las acciones y pudimos ponernos en ventaja. Los primeros diez minutos fueron del Grifone, y tuvimos la mas clara con Kucka disparando desde afuera y el arquero la manda al córner. Después la Roma empezó a emparejar las acciones, pero sin mucha profundidad, hasta que a los 15´ el arbitro le regala un penal a la Roma. Realmente vergonzoso el penal que cobró Gervasoni, con un jugador local que claramente fué a buscar la pierna de Bovo, que se quedó parado sin buscar la pierna del rival, pero el arbitró compró, a pesar de estar a metros de la jugada. Un penal ridículo el que sancionó. 
Totti trasformó el penal en gol y quedábamos abajo injustamente. No solo por lo expresado en el campo sino también por la forma en que se dió. 

De todas formas el Genoa siguió jugando de la misma forma, plantándose en el Olímpico y dominando netamente el encuentro. La Roma se refugiaba y trataba de sacar contras, pero las mas claras las tuvimos nosotros. A los 32´ se escapó de forma excelente Borriello, que metió un centro perfecto para Bertolacci que venía a la carrera y conectó de cabeza... la pelota se metía en el angulo pero salvó nuevamente el arquero mandándola al córner. En ese mismo córner, la pelota quedó boyando y Borriello la tuvo para mandarla adentro pero otra vez el arquero salva milagrosamente en la linea lo que era el empate. 

De tanto ir, a falta de cuatro minutos, a Borriello le cometen un claro penal cuando se mandaba para el arco y Burdisso lo baja. El arbitro no tuvo otra que cobrar penal y el propio Borriello puso el empate. Se hacía justicia en el Olímpico,  el Genoa había merecido mucho mas... por lo menos el empate, y de esa forma nos fuimos al descanso.

EL EQUIPO EN UN ABRAZO GENERAL FESTEJANDO EL 1 A 1 PARCIAL

En el segundo tiempo el Genoa siguió jugando muy bien, concentrado en todas sus lineas, y parecía que si nos animábamos un poco mas, lo ganábamos. A tal punto que el Olímpico empezó a chiflar a su equipo al ver que era superado por el Genoa en todas las lineas. Lamentablemente, en el minuto 13´ del segundo tiempo, de córner, la Roma se pone en ventaja con un cabezazo en el área chica que tendría que haber sido despejado por Frey pero el gran arquero que tantas veces nos salvó, extrañamente estuvo desatento. Se nos hacía cuesta arriba otra vez... estábamos jugando un muy buen partido pero las cosas no nos salían. 
Sin embargo no bajamos los brazos y nuevamente fuimos a buscar el empate cuando en realidad el partido estaba para ganarlo. Volvieron otra vez los chiflidos en el Olímpico al ver como la Roma se tiraba atrás defendiendo la ventaja y dejando toda la iniciativa al Genoa

Ballardini decidió jugársela y metió a los 20´ del segundo tiempo un doble cambio: Immobile por Toszer y Jorquera por Pisano. Al asedio del Genoa en área romanista le faltaba la estocada final. Immobile entró con muchas ganas pero quedó en varias ocasiones fuera de juego. A falta de quince minutos para el final, el arbitro expulsa de manera increíble a Ballardini, cuando el Mister estaba dando indicaciones de tirar la pelota afuera para que atiendan a Osvaldo que estaba tirado en el piso. Es realmente increíble lo del arbitro Gervasoni, que en todo momento jugó para la Roma y ahora expulsaba a nuestro DT, todo un señor en campo y que nunca dá motivos (y hoy tampoco los dió, sino que fué todo lo contrario) para que los árbitros le llamen la atención. Un minuto después Kucka logra escaparse y se manda al arco, saca un terrible remate y nuevamente el arquero salva a la Roma. La jugada siguió y Totti provocó a Kucka, quien le contestó pero de ninguna manera era una situación de tarjeta. Resultado: amarilla para ambos, pero Kucka ya había sido amonestado antes, así que nos quedamos con diez. Era la frutilla del postre para un arbitraje vergonzoso, que debe ser revisado y penalizado por la FIGC porque directamente desvirtuó el partido. Era el mejor momento del Genoa y nos quedábamos con diez.

BORRIELLO, DE GRAN PARTIDO, VOLVIÓ AL GOL CON UN PENAL 

Seguimos yendo con mucho orgullo, pero obviamente ya estábamos muy jugados atrás, y a falta de un minuto Perrotta sentenció el partido empujando un centro rasante de Totti luego de un contraataque. Fin de la historia para un partido que, como decía, se desvirtuó totalmente desde el momento en que el arbitro le regala el penal a la Roma en el primer tiempo. 

Estos partidos dan mucha bronca perderlos, pero hay que rescatar que salimos a buscar el partido siempre, desde el minutos cero. También hay que rescatar el planteo de Ballardini... inclusive mostró que cuando hay que jugársela, se la juega, metiendo cambios ofensivos que pudieron dar fruto si el arbitro otra vez no metía mano. 

Una lastima realmente...  los resultados que se habían dado dejaban todo a nuestro favor, por eso es que a pesar de la derrota, seguimos a cinco puntos de la zona caliente. El equipo demostró una vez mas que está para jugarle de igual a igual a cualquiera, que no merece estar donde está, y obviamente Ballardini es el gran artífice de esta levantada. Agarró a un equipo destruido y lo trasformó en una escuadra de temer, que defiende muy bien, y siempre busca el arco rival, con mucho corazón y muy mentalizada en el objetivo de permanecer en Serie A. 

En lineas generales, gran partido de todo el equipo... sobretodo arriba con Bertolacci, Kucka y Borriello. La linea de cuatro muy bien, pero en el medio faltó un poco de juego asociado. Vargas y Antonelli hoy no estuvieron a la altura de lo venían mostrando y eso repercutió en la falta de profundidad a la hora de generar acciones de ataque, pero en contrapartida, estuvieron muy firmes en la parte defensiva. Frey cometió un error que lo pagamos muy caro, pero al francés a esta altura se le puede perdonar todo. 

Ahora se viene Milan en casa, en un partido para alquilar balcones. Hay mucha fé y seguramente el Genoa saldrá a ganar. No podrá contar con Kucka, motor del equipo, pero así y todo tenemos equipo para afrontar tan decisivo partido. 


FORZA GENOA SEMPRE!!! EN LAS BUENAS... Y EN LAS MALAS MUCHO MAS!!!

Martín Graffigna

background: URL(http://genoacfc.it/wp-content/uploads/2012/12/Visual-istituzionale.jpg) no-repeat center center fixed; background-size: cover;