12/16/2013

lunes, diciembre 16, 2013 Martín Graffigna
Un buen Genoa, con muchas ausencias, buscó el triunfo y lo había logrado de la mano de Bertolacci, que volvía a la titularidad, pero una desatención fatal del equipo en el último segundo del partido nos arrebató la victoria. Segundo partido consecutivo donde nos cambian el resultado sobre la hora.

A tan solo dos minutos de iniciado el encuentro, Gilardino tuvo un mano a mano que atajó espectacularmente el arquero visitante... arrancaba bien este Genoa que presentaba una linea de tres defensiva de "emergencia" tras la lesión de Portanova y la injusta fecha de suspensión para Manfredini. Gasperini sorprendió con el ingreso desde el inicio de Konatè, que tuvo momentos mas que interesantes, y la vuelta a la titularidad de Bertolacci tras la lesión de Kucka. Y al principio le funcionó. La defensa se mantuvo sólida, y el equipo manejaba con criterio el balón.

GILARDINO CON LA CINTA DE CAPITÁN POR AUSENCIA DE PORTANOVA

En el primer tiempo tuvimos alguna que otra ocasión mas, como por ejemplo el tiro en el palo de Antonelli luego de conectarla de palomita y al limite. No tenía angulo Luca y era muy difícil meterla desde la posición en la que cabeceó. Luego vino otro cabezazo, esta vez de Marchese, que tomó mucha comba y se fué cerca. Bertolacci tuvo la chance en sus manos cuando le quedó servida al pelota en la puerta del area luego de una serie de interesantes combinaciones, pero quiso definir muy a colocar y le salió un tiro mas que débil, que el arquero solo tuvo que recoger del piso. Recién sobre el final el Atalanta se animó a atacar y estuvo cerca, pero Perin tapó excelentemente un mano a mano. Se fué el primer tiempo y no se había podido destrabar el encuentro, pero la vocación ofensiva y el buen manejo del balón por momentos nos daban esperanzas para el resto del encuentro. 

IMPRESIONANTE MARCO EN LA NORD PARA RECIBIR AL EQUIPO
En la segunda etapa todo transcurría sin mucha profundidad, mas allá que el Genoa era el que mas intentaba. Y fruto de esto llegó el gol de Bertolacci, que encuentra la pelota apenas entrando al área y puede definir esta vez de forma excelente, con la cara interna del pie. Y acá volvemos a lo que casi siempre mencionamos... la jugada es fruto del aguante de Gilardino para dominar una pelota en el área, que se le vengan tres defensores y al tratar de sacársela quede boyando y obviamente con un jugador del Genoa solo, porque Gilardino exige, cuando pisa el área se le juntan varios contrarios y esto hace que obviamente sus compañeros queden sin marca. Corrían los 27 minutos del ST y en el Ferraris se desataba la fiesta. 

BERTOLACCI METIÓ EN 1 A 0 Y SALE A FESTEJARLO CON GILA

El Atalanta obviamente trató de buscar el empate pero sin éxito. Solo una llegada profunda del visitante luego de un error de la defensa, que fué neutralizado por Perin. Antes del gol, soprendió la decisión de Gasp de cambiar a Konaté por Calaiò porque el moreno venía cumpliendo muy bien su tarea, pero mas sorprendió el cambio a falta de tres minutos, sacando a Bertolacci y poniendo a De Maio. El cambio era, en mi humilde opinión, por Biondini por ejemplo. De esta forma quedó claro que la idea era refugiarse atrás para aguantar como sea, y esas cosas a la corta o a la larga se pagan. Y esta vez la pagamos de la peor forma, cuando luego de un centro que no tendría que haber generado mayor peligro, la pelota no fué ni despejada ni interceptada por ningún jugador del Genoa y le quedó servida a De Luca que definió con comodidad en el área chica. Un error imperdonable, una desatención que no se puede tener faltando tan poco para alzarse con los tres puntos. Pero así es el Vecchio Balordo, quedamos todos atónitos viendo como se nos escapaba de las manos una victoria segura. Muchos le echarán la culpa al arbitro que debió expulsar por segunda amarilla a Lucchini luego del enésimo foul a Gilardino un minuto antes del gol, pero lo cierto es que a esta altura, mas allá del error arbitral, no se puede perder la concentración de la forma en la que se perdió en un momento clave del partido.

Otra vez nos quedamos con ese mal sabor, con un equipo que por momentos ilusiona, pero que por otro lado comete estos errores que se terminan pagando a la hora de mirar la clasificación. Ahora se viene el Bologna, bien temprano el Domingo de vistante, y si bien ellos están pasando por un pésimo momento futbolístico (anteúltimos), el Dall´Ara siempre es un estadio complicado. La buena noticia es que Portanova estará disponible para el domingo, y se está a la espera de Vrsaljko, que aún no está recuperado y sigue en duda. Manfredini es el otro que vuelve a la defensa y sabemos que es otra pieza importante.

FORZA GENOA SEMPRE

Martín Graffigna


background: URL(http://genoacfc.it/wp-content/uploads/2012/12/Visual-istituzionale.jpg) no-repeat center center fixed; background-size: cover;