11/21/2016

lunes, noviembre 21, 2016 Martín Graffigna

Sin jugar mal, pero con una falta de ideas preocupante para transformar el buen toque en acciones peligrosas, el Genoa se vuelve sin nada del Olímpico frente a Lazio. Lo pudimos empatar luego de estar abajo, pero el local lo definió con un penal mal cobrado y una contra. 


Se sabía que no iba a ser fácil este partido, pero así y todo íbamos con esperanzas al Olímpico, sabiendo que en la historia reciente frente a Lazio, el Genoa ganaba y salía de una situación complicada. Esta vez no se pudo dar... el equipo juega bien, presiona correctamente, pero le falta ataque. Se limita a llegar por las puntas y mandar el centro para un Pavoletti que no puede hacer milagros siempre. 

Al principio se lo vio bien plantado al Genoa, inclusive protagonista del cotejo, pero bastaron 11´ para que el local se ponga en ventaja con un disparo de Felipe Anderson desde afuera del área luego de un rechazo muy frontal. La pelota pasa por entre las piernas de varios jugadores y se le mete a Perin que nada pueda hacer. Golpe duro del que había que reaccionar rápido, el local no había hecho mucho para ponerse en ventaja. 


Y así Genoa lo fue a buscar, con Ocampos muy activo por izquierda, y Edenilson y Laxalt por derecha, ambos mandando centros para Pavoletti. Esa era la única arma que tenía Genoa para intentar meterse en partido nuevamente. Así fue como tuvimos una muy clara de Leonardo que anticipa a la defensa laziale luego de un centro de Ocampos pero no puede conectar bien y la pelota se va cerca del primer palo.

Mientras tanto el local aprovechaba los espacios que dejaba el Genoa y generaba peligro, y Orban le tapa el grito a Immobile sacándola desde la raya, con Perin ya vencido. Se iba el primer tiempo con pocas chances de ambos lados, pero con un partido muy intenso. Se veía que el Genoa podía levantar esto, pero el problema que tenemos es la poca cantidad de jugadores que se animan a disparar de media distancia... todo es centro y centro, tampoco hay juego asociado cuando se llega al área rival. 

A poco de iniciado el segundo tiempo, Ocampos recibe un buen balón por izquierda, y con la defensa local mal parada empieza a encarar para el centro... saca el remate cruzado y vence al arquero, metiendo el empate tan ansiado. Segundo gol consecutivo de Lucas que de a poco se está soltando, aunque le falta bastante aún.  Antes de arrancar la segunda etapa, había entrado Ninkovic por Rigoni. Acá hay un gran problema... Rigoni no puede jugar en la posición que está jugando, lo hemos mencionado ya varias veces. Tiene que arrancar mas atrás, pero Juric se empeña en adelantarlo y se pierde potencial. 


Justamente cinco minutos después Ocampos comete una ingenuidad al no querer dejar ir la pelota por la banda y se la regala al rival, que toca para Anderson. El brasilero encara a Orban, lo arrastra por linea y el argentino no lo frena antes que ingrese al área... recién cuando toca área se tira al piso a destiempo para tratar de trabarle la pelota. No toca al jugador ni a la pelota, pero obviamente Felipe Anderson se desploma y el arbitro, muy localista durante todo el partido, compra. 

El penal lo transforma en gol Biglia, y otra vez había que salir a buscar el empate. Para colmo, a los 61´ se lesiona Pavoletti y tiene que salir, siendo sustituido por un intrascendente Simeone. A pedir de Lazio estaba el partido, que a los 64´ mete un disparo en el palo, y dos minutos después Wallace sentencia. Claro que quedaban 25 minutos, pero se notaba que el equipo estaba K.O.


Solo tuvo una clara Ninkovic a los 81´ cuando dispara entrando al área, y nos podía poner en partido nuevamente, pero tapa bien el arquero local. Todo el resto fueron malas noticias... Veloso, advertido, fue amonestado y se salta el próximo partido frente a Juventus. Orban cae en la provocación del infame Immobile y recibe roja directa. 

Si se analiza al equipo de forma individual, se rescata a Laxalt y Ocampos, también a Perin en cierto sentido, que no tuvo culpa en ninguno de los tres goles. Lo de Izzo no fue de lo mejor de su temporada, pero se puede decir que cumplió. El gran problema es el funcionamiento general, que dista de ser malo, pero le falta ese toque final, esa pared en la puerta del área, esa sorpresa por las bandas, o disparos de media distancia. Genoa se está volviendo muy predecible en ataque. 


Lo de Pavoletti es una molestia en la rodilla, habrá que esperar... no es grave pero quizás se lo reserve para que se recupere completamente sobretodo teniendo en cuenta que viene de una lesión de un mes, y un calendario muy apremiante. 

Para colmo, de ser uno de los equipos de Serie A que menos goles veníamos recibiendo, en los últimos tres partidos nos metieron 7 goles. Ya no hay tiempo para "buscar" al equipo, se debe reaccionar rápidamente y salir de este mal momento. Pero se viene Juventus en casa... para muchos escépticos, el peor escenario; queremos creer en este equipo y dar el golpe. Genoa suele despertarse cuando menos se lo esperan. Ojalá sea... 

FORZA GENOA SEMPRE!

Martín Graffigna





background: URL(http://genoacfc.it/wp-content/uploads/2012/12/Visual-istituzionale.jpg) no-repeat center center fixed; background-size: cover;